sábado, 15 de octubre de 2016

Poemas de amor y queso




¡Me encanta hacer el amor!
¡Lo hago de tan buena gana,
con mi novia, la asturiana!,
porque amén de su candor
se abre hacia mí toda en flor
con caricias celestiales,
y para curar mis males
trae una sidra sin par
con la que poder regar
un buen queso de Cabrales.

*      *      *      *      *

Como buen queso me daba
y vino de Valdepeñas,
enredome por las peñas
la manchega que yo amaba,
la que alegre me obsequiaba
con los frutos de su tierra,
pues el amor nunca yerra
cuando el paladar cautiva:
¡se transforma en llama viva
a la que nadie destierra!

*      *      *      *      *

Soy feliz a toda hora
con mi amante de Vizcaya:
¡belleza donde las haya!
Es mi reina y mi señora,
con ella mi dicha aflora.
De Idiazábal es el queso,
aquél que trae con su beso
amén de un buen txakolin:
¡todo un inmenso festín
que me arrastra al embeleso!


No hay comentarios:

Publicar un comentario