viernes, 27 de mayo de 2016

Qué fue...





¿Qué fue de aquellas calles de alegría,
de aquel lugar en que mi sueño mora,
del canto seductor -clavel que aflora-
de aquel mi tiempo amado que fluía,

que apenas resulto ser flor de un día,
un vago amanecer de eterna aurora,
y un alma que quedó, que sufre y llora
por ver cuán grande fue lo que tenía?

¿Qué fue de la adorada libertad,
dónde quedó aquel bien idolatrado,
el astro en el que brilla la verdad,

y aquel sublime azar que fue el legado,
el don de sueño puro y de beldad,
de un Dios desconocido y descuidado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario