martes, 31 de mayo de 2016

Bien anhelado




¿Dónde estará ese bien por el que lloran
las almas apenadas y vencidas,
el bosque primordial por el que afloran
las grandes ilusiones fenecidas?

Ese lugar de encanto ha de existir
para que encuentre el alma su legado,
para alcanzar la gloria de vivir
en un vergel florido y bien amado.

Y mientras que yo voy así buscando,
los años y la vida van pasando
al ritmo inexorable del destino.

Evoco los fantásticos otroras,
procuro nueva luz, nuevas auroras
y el astro que desvele mi camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario