domingo, 31 de enero de 2016

Morir con el sol














Muere el sol por occidente:
el que tiempo atrás nació,
quien las horas alumbró,
aquél que surge en Oriente.

Nuevas jornadas vendrán;
muere el sol todos los días
y mueren mis alegrías
en las horas que se van.

Todo nace y todo muere;
ciego va y sin compasión,
sin posible apelación,
pasa el tiempo que nos hiere:

del cuerpo nuestra belleza,
del alma su flor más pura,
y un perfil de sepultura
va aflorando con certeza.

Cuando tenga que partir,
libre de duelo y tormento,
incendiado el firmamento,
con el sol quiero morir.


martes, 26 de enero de 2016

Papá





Papá,
hoy estoy comiendo solo
en un restaurante.
Frente a mí hay una silla vacía.
Imagino que estás sentado en ella,
frente a mí.
Sé que eso es imposible.
Hace tanto, tanto tiempo que partiste.
Pero en este momento te imagino aquí.
Estamos juntos, como cuando vivíamos
en el antiguo hogar.
Tenías tus defectos
-¡Nadie es perfecto!-
Pero eras mi papá y todo me lo diste.
Yo tampoco soy perfecto,
pero mi alma se enternece al recordarte
y las lágrimas me brotan.
Sueño que estamos juntos,
uno frente al otro,
comiendo,
charlando,
bebiendo de este vino…,
como si el tiempo hubiera, por arte de magia,
alterado su imperturbable rumbo.


sábado, 23 de enero de 2016

Mal incorregible




Se escucha por aquí a muchos que dicen
luchar contra la vil explotación,
cuando viven de gorra y tan felices
con la pasta robada en el cajón.

¡¡Qué seres tan corruptos,
qué gente tan malvada,
no dan más que disgustos
jornada tras jornada!!

Se escucha por aquí a los que pregonan:
¡luchad contra el pecado y contra el mal!,
cuando al final son ellos los que roban
para engrosar su inmenso capital.

¡¡Dios mío cuánto farsante
que en nombre de El Señor
engañan al instante
para robar mejor!!

Se escucha por aquí a muchos que dicen
luchar contra el expolio con denuedo,
mas luego ellos se van de meretrices
y viven de sangrar al pobre obrero.

¡¡Qué sino tan fatal,
qué caso tan terrible,
parece que este mal
se muestra incorregible!!


martes, 19 de enero de 2016

Amar




Amar es puro alboroto,
al vagar el alma absorta
por firmamentos ignotos.

Es un vértigo que abruma,
que libera cautivando
a nuestra esencia más pura.

Amar es la libertad,
es el calor de otro cuerpo
al que poder abrazar.

Es perderse en la alborada
de otro sol y de otro cielo
en los ojos de la amada.

Es la verdad más suprema
que nos concede el Creador.
¡¡Es su más preciada estrella!!


viernes, 15 de enero de 2016

Sol de otoño





Observando las hojas caídas
por el sino que Otoño marcó,
imagino las ansias vencidas
cual la llama que el viento apagó.

Cuando el sol desvanece su aliento
y agoniza con tibio fulgor,
se me nublan los ojos y siento
del regazo materno el calor.

Apagado el ardor del estío,
cuando anuncia el invierno su faz,
el susurro de un viento sombrío
desbarata mi sueño fugaz.

Apagada cualquier esperanza
y vencida cualquier ilusión,
muere el sol en un mar de añoranza
cual si fuese una flor de pasión.


miércoles, 13 de enero de 2016

Qué quedó...





¿Qué quedó de aquel semblante
que con luz propia brillara,
de aquel mundo fascinante
que por el éter flotara?

¿Qué fue de aquella mañana
cautiva de luz de amor,
de aquel alma tan lozana
entre pétalos de flor?

¿Qué fue de mi vida plena,
de aquel afán de aventura?
Hoy mi mirada esta llena
de tedio y de desventura;

hoy mi flor ha marchitado,
sólo resta este penar,
este ser encadenado
al consuelo de evocar.


lunes, 11 de enero de 2016

Paraje de ensueño




En mi antiguo paraje de ensueño,
donde grata la vida corría,
era libre de penas y dueño
de un inmenso jardín alegría.

En mi antiguo paraje de otrora,
por barandas cubiertas de flor,
rebosante de luz y de aurora
transitaba mi sueño de amor.

Desde el grato calor del hogar
tras los vidrios del cuarto veía
en invierno las nieves llegar
con su albor que en alma sentía.

Era puro mi afán y mi sueño,
era grata la vida y su son.
Hoy me cuesta creer que fui dueño
de aquel mundo de pura ilusión.

domingo, 10 de enero de 2016

Baja la lluvia




Es menuda y baja leve
hacia el follaje sediento,
pareciérame que llueve
por obra de encantamiento...

La lluvia baja trayendo
una fragancia soñada,
un rumor de estar viviendo
en una tierra olvidada.

El ramaje goteante
evoca mi antiguo lar,
donde lució fascinante
el más bello despertar.

Toda la fronda lavada
suspira al compás del viento
y una fragancia anhelada
perfuma mi pensamiento.