sábado, 31 de octubre de 2015

Cerca del Sol




El Cielo está en la tierra,
cerca del Sol,
en la terraza vecinal,
cerca del Sol,
en el laberinto de las sábanas lavadas,
colgadas en filas paralelas,
entre las que corro y juego,
entre ese albor inmaculado
y esa fragancia que sin querer desvela
el alto misterio
de la felicidad.

viernes, 23 de octubre de 2015

Flores perfumadas

 
 
 
 
No es fácil tomar conciencia
de las flores de la dicha,
ni saber qué extraña ciencia
las vela con la desdicha.
 
No es fácil saber por qué
los perfumes de esas flores,
cuyo color olvidé,
resultan embriagadores.
 
No sé explicarme el porqué,
aun estando tan marchitas,
a sus dominios llegué
con palabras manuscritas...
 
El alma arribó a mi mano
reclamando lo que es suyo:
aquel perfume lejano
que aflora cual dulce arrullo.
 

viernes, 16 de octubre de 2015

La memoria





Extraña y selectiva,
la memoria,
y mágica.
Tiene vida propia
y juega conmigo,
me muestra y me oculta lo que quiere...

Tendría 15 años
y una profesora del instituto
nos llevó de excursión
en autobús
a toda la clase. 

No recuerdo en absoluto
a dónde fuimos
ni qué vimos o dejamos de ver,
pero evoco complacido
que en el viaje de vuelta,
ya por la noche,
mi imaginación imaginó
excitantes encuentros eróticos
con la profesora.

No era ella una belleza al uso
pero tenía una personalidad atrayente,
al menos para mí.

Oí decir un día que el órgano sexual por excelencia
es la imaginación.


miércoles, 14 de octubre de 2015

Florecer




Esos paseos en bicicleta
por el verdor de los caminos suburbanos.
Canciones inefables
de un mundo encantado.

Tú y yo, solos los dos.

Con toda la belleza de la vida floreciendo.
Con toda la belleza de los corazones floreciendo.

El viento tiene color, las estrellas aroma...
El Sol despliega sobre los campos
sus mágicas y luminosas sedas.

Entonces y sólo entonces
nuestras cuerpos se abrazan.

Nuestras bocas,
una y otra vez, se juntan,
ansiosas,
antes que todo el esplendor del Universo
gire hacia destinos ignotos.

jueves, 8 de octubre de 2015

Soy barquero




Soy barquero y voy remando
en dirección a la orilla,
en la barca voy llorando
bajo la luna que brilla.

Por el agua turbulenta

se perdió mi flor más bella,
la que cegó la tormenta
como al brillo de una estrella.

Son las lágrimas consuelo

para quien perdió en la vida
la rosa de su alto anhelo
que soñara florecida.

Se la llevó la corriente,

fue en una noche de estío,
fue el destino y su torrente,
me robaron lo que ansío.

Hoy las ansias están muertas,
canta el viento su final,
sólo llegan a ser ciertas
en un sueño marginal.   



viernes, 2 de octubre de 2015

nada muere





Oigo que el pasado
es materia muerta

pero los recuerdos
llaman a mi puerta:

cual si versos fueran,
mientras corre el viento

del fugaz encanto
y del sentimiento;

mientras suenan notas
de un himno inmortal,

cuando la añoranza
ya no es puñal...,

y los tiempos todos
son la misma esencia

de eterno misterio,
de muda elocuencia.