sábado, 26 de septiembre de 2015

Amor de tarde clara




Amor de tarde clara
bajo enramadas de estío.
Sandalias en los pies
y un canal que huye hacia el estanque.

Un caño que aflora.
El agua que nace de una boca de bronce.
La sed que se apaga.
Tus cabellos de oro
por tu espalda y por tus hombros.

La sed de mis ojos
encuentra tus ojos,
la sed de mis manos
enlaza tus manos,
la sed de mis labios
tus labios procura...
y el agua de la fuente va besando
tus pies
mientras huye hacia el estanque.



jueves, 24 de septiembre de 2015

La vida del tiempo






La vida del tiempo
puede ser ficticia
si en el pensamiento
no hay dolor ni dicha,

si ya no hay recuerdo
de lo que pasó
y en el firmamento
brilla un nuevo sol,

si todo es ya nuevo
y un susurro amado
nos dice que es cierto
este día tan claro:

este día que es sueño
donde nada sobra
ni un vago recuerdo
ni una bella rosa.


lunes, 14 de septiembre de 2015

Es tan pálida esta luna




Es tan pálida esta luna
que palidece una rosa.
Es tan frágil la fortuna,
su ausencia tan dolorosa...

Es tan rápida la tierra
en su constante girar:
cuan rápida como encierra
tan infinito pesar.

Es tan profundo el dolor
del que tiene que partir...
Por la guerra y por su horror,
es tan hondo su sufrir...

Las olas son la mortaja
de este escenario infernal,
y hasta a la muerte se ultraja
con semejante final.


jueves, 10 de septiembre de 2015

mirando...




Mirando al interior de mí mismo
sentí la fragancia imperecedera
de lo que pereció sin remedio.

Mirando la lucha de la gente
sentí que el alma resucita
en las gotas de lluvia.

Algunas veces se funden
las aguas de un río subterráneo
con los haces de luz
que se filtran entre las nubes;
y todo -siquiera sea por un momento-
recobra su fulgor y su mundo.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Solamente yo viví




Solamente yo viví
en aquel mundo intangible,
tan fugaz e ineludible
cual todo lo que sentí.

Solamente yo viví
en aquel mundo lunar,
donde un ensueño de mar
es cuanto queda de mí.

Solamente en el fulgor
de un poniente que no existe
es donde mora y subsiste
la gloria de mi esplendor.