lunes, 31 de agosto de 2015

Camino sin saber




Camino sin saber por dónde ando
En este mar de sueño tan extenso.

Esa vida que el sino me robara
Se yergue finalmente portadora
De un sueño irrealizable y tan recóndito.

Pienso como remedio de mi mal
En la resurrección, aunque con miedo
Al fruto tan oscuro de esta tierra:
El hedor de miseria, de amenaza...

La dicha puede ser tan sólo un sueño
Cada vez más difícil de soñar.


jueves, 20 de agosto de 2015

Tiempo ido





¿Qué fue de aquel tiempo ido?,
¿en qué mar se sumergió?,
¿en qué mar desconocido
su presencia se perdió?

Su aroma lo lleva el viento,
lo evoca alguna canción,
lo evoca mi pensamiento,
lo evoca mi corazón;

vivo está pero no vive:
es mi alma que quedó
enredada y que percibe
que a su seno no volvió.


miércoles, 19 de agosto de 2015

Algo anda mal




Las leyes se dictan, se cambian;
se pueden anular, incumplir...
El abuso es un derecho
ejercido por algunos.

Hay honor y distinción
para el ilustre que roba,
el político que miente,
el dignatario que estafa.

El mundo navega
por un éter de delirio
y la esclavitud cabalga
a lomos de sangre y muerte.


A veces...





A veces ocurre
ese gran milagro
que al alma arrebata
con gran entusiasmo.

Todo en su lugar
raudo se coloca.
Graves desengaños,
esperanzas rotas...,

dejan de existir
y la paz aflora
en nuestro interior,
calma y silenciosa.

A veces el mundo
entra en armonía.
Como un vendaval
disipa ceniza.

Disipa pesares,
duras aflicciones,
recobrando todos
los grandes fulgores

de la ensoñación.
Y tan extasiado
con dicha tan grata
me siento lozano;

evoco otros mundos,
evoco otros tiempos,
dulces sensaciones,
gratos sentimientos...

viernes, 14 de agosto de 2015

Romance de los grillos enamorados



I

Debajo de un chopo
De hojas temblorosas,
Cantan las cigarras,
Vuelan mariposas.

Y un lindo rosal
Cerca se encontraba
Donde tan feliz
La avispa libaba.

También por aquí
Hay un grillo lindo,
Al que los amigos
Llaman Gumersindo.

Este buen grillito
Tiene un gran amor,
Que mantiene vivo
Con celo y fervor.

Apenas la noche
Tiñe la floresta,
Los grillos convocan
Su mágica orquesta.

Mas nuestro grillito
Nada se concentra,
Porque a su querida
Busca y no la encuentra.

Y así noche y noche,
Y así día tras día,
Por más que buscaba
Nunca aparecía.

Un día Gumersindo
La vida dejó,
Porque sin su amada
De pena murió.

II

Es que cuando así se quiere,
Cuando se hace de tal modo,
Perder a la dulce amada
Es como perderlo todo.

La suerte de la grillita
Al final se descubrió:
Fue que un niño muy malvado
Sin piedad la capturó.

Mucho tiempo anduvo presa,
Encerrada en una lata,
Pues el mocito perverso
Con tal prisión la maltrata.

Hasta que un pasado un año,
Sus papás lograron ver,
El mal que el nene causara
Con su tan mal proceder.

Después de al hijo reñir
Liberan a la grillita.
¡Ésta al verse en libertad
De contento canta, grita!

¡Y busca a su Gumersindo,
El grillito de su amor!;
¡Mas al saber de su muerte,
Muere presa de dolor!

¡Este drama, tal tragedia,
Bien podía haberse evitado,
Si a la infancia se educase
Con esmero y con cuidado!

Pues quien de niño disfruta
Con hecho tan inhumano,
Puede acabar de mayor
Convertido en gran tirano.


jueves, 13 de agosto de 2015

planeta azul



Por mares de este mundo constelado,
En esta gran esfera tan azul,
Diviso el horizonte así curvado
Y el cielo va mostrándome su tul.

Florestas de esta tierra tan poblada
De aromas, sutilezas y color,
Revelan su belleza y dan morada
Al canto de las aves y a la flor.

Parece pues un gran encantamiento
Que un mundo así, tan bello y tan gentil,
Contenga tan profundo sufrimiento

Y este penar tan hondo y tan febril,
Que el ser humano, con su afán violento,
Observa con su mente de reptil.

lunes, 10 de agosto de 2015

cuidado con el amor



El aire de la noche se agradece
En este solitario laberinto,
Donde medran las yedras y florece
El tulipán, la rosa y el jacinto.

Y el surtidor que llora nos evoca
Sonrisas de un amor ingenuo y puro,
Que apunta una pasión y así provoca
Que el alma se ilusione a buen seguro.

Soñando en el retiro de la noche,
Con un amor que tanto me fascina,
No me hago yo a mí mismo ni un reproche

Por no estudiar los riesgos que origina,
Enamorase así, a troche y moche,
Cual si eso fuese alguna medicina.

domingo, 9 de agosto de 2015

dios bondadoso y descuidado



Echamos la vista atrás
para ver nuestro legado,
y entre nubes de añoranza
brillan aquellas lembranzas
que celebran el pasado.

Y sombras vemos también,

de cuanto fuimos privados,
de cuanto nos fue robado.

Mas parece que algún dios

que vela por nuestro bien,
desecha de nuestra herencia
el dolor y la incoherencia,
para que apenas afloren
los momentos elegidos,
por los astros, por los cielos,
de la dicha y del amor;

aunque también, sin querer,
por tenerlos tan perdidos
nos lega gran padecer.



viernes, 7 de agosto de 2015

ritmo celestial



¡Te quiero!, de tal forma y tal manera
Que dormir no puedo de pensarte.
Miedo tengo de verte y contemplarte;
Que tu mirar me ignore cual si fuera

Un gran desconocido que estuviera,
Por un mágico hechizo, por su arte,
Por siempre condenado a idolatrarte,
Y que tal cosa a ti no me incumbiera.

Mas éstas son las cosas del querer:
Forjamos ilusiones y quimeras,
Llegando hasta los cielos sin saber

El ritmo celestial de las esferas,
Que nunca nos fue dado comprender
Por ser de ensoñación y de otras eras.

lunes, 3 de agosto de 2015

caminante



Por sendas caminé como si fuera
Un pobre vagabundo sin destino,
Y por más que el destierro me doliera,
La vida me arrastró en su torbellino.

De mi tierno jardín fui expulsado,
En el que se asentó la dicha plena;
Quedándome como único legado
Nostalgia y ansiedad que tanto apena.

A veces una luz llega del cielo
Queriéndome alumbrar algún camino,
Mas el azar cruel despliega un velo

Negándome la dicha finalmente,
Dejándome tan sólo con mi duelo
Y el brillo de un legado opalescente.



sábado, 1 de agosto de 2015

luna llena



Signos hay que alguien grabó
Sin saber qué significan.
La Luna los inspiró
Y las hadas los recitan.

La Luna que tanto inspira
Con su luz, por la floresta,
La que a los duendes admira,
La de la noche de fiesta.

Nadie sabe qué celebra
Con su luz, esa gran Luna,
Mas todo bosque se alegra
de tan lúcida fortuna.

¡Es un fulgor encantado!
¡Blancos pétalos del Cielo!
¡Es el milagro soñado
De alcanzar mi gran anhelo!