martes, 19 de mayo de 2015

romance triste del infeliz
















De mucho penar sufría
en su cruel soledad,
evocando los instantes
de un tiempo que ya pasó.

Todo pues lo hubo perdido,
el trabajo y la salud,
el trabajo que arruinara
la flor de su juventud.

Y al rondarle la vejez,
esa dama tan ingrata,
el cuerpo ya no responde
y el dolor tortuta y mata:

el dolor en soledad,
sin amparo ni consuelo,
sin recursos, sin salud,
sin nadie que por él vele.

Lo que resta por vivir
más parece un cruel calvario;
le es penoso ver pasar
las hojas del calendario.

De modo que a veces piensa
que la muerte es su ventura,
y que su único descanso
reposa en el la sepultura.

Entonces a veces piensa
en errores de su vida,
las cosas que no se hicieron
o que salieron torcidas.

Y evocando más y más
se presenta aquel Amor
que dejara abandonado
sin piedad ni compasión.

Quien no se apiada de él
es ahora el cruel destino,
y atrás no puede volver
ni desandar el camino.


Romance triste del infeliz (20-5-2015)
Juan Martín 


domingo, 17 de mayo de 2015

doña osa














Nadando en el río estaba
el osito juguetón,
mientras su madre pescaba
para darle un buen salmón.


sábado, 16 de mayo de 2015

caracol














Paseando al medio día
me comentó el caracol
lo mucho que le placía
poner los cuernos al sol.


 

lagartija















Escuche a una lagartija
y a un lagarto que contaban,
el placer que ellos sentían
cuando al sol se bronceaban.


*          *          *          *          

Esta verde lagartija
que tanto se pone al sol
añora a su gran amor.
Es rauda y escurridiza,
parece que tiene prisa,
se mueve como una loca
mostrando su larga cola,
y goza de su alimento,
pues ha cazado un insecto
que con fruición lo devora.



al banco con la abuela

















La felicidad parece estar
en las cosas más sencillas.

Yo era entonces un chiquillo
de siete u ocho años
y vivía con los abuelos.

Un día al mes la abuela iba
al banco a pagar recibos
y creo que a poner un giro;
y era para mí una fiesta
aunque no fuese festivo.

Ese día la acompañaba
y a la escuela no asistía,
viajaba por la ciudad
tan feliz en el tranvía.

Mi abuelita se hizo amiga
de quien siempre la atendía,
una joven muy simpática
que Montserrat se llamaba.

Y luego al salir del banco
en un bar de por allá,
me tomaba yo un refresco
y mi abuelita un café.

Luego volvíamos a casa
a recoger al abuelo
y ese día comíamos fuera.

Íbamos al restaurante,
donde hacían una comidas
que jamás he de olvidar
de tan buenas como estaban.

viernes, 15 de mayo de 2015

cocodrilo














Me dijo don Cocodrilo
que muy contento se hallaba,
porque tenía un pajarillo
que los dientes le limpiaba.


jueves, 14 de mayo de 2015

delfines













Cruzando los anchos mares
con delfines me topaba,
y ellos felices comían
de todo cuanto les daba.

calamar













Ocurrió una tarde fría,
allá en el fondo de mar,
cuando vi que se escondía
tras su tinta el calamar.

camello













Y un día de mucho calor
por el desierto yo andaba
y a un camello vi feliz
porque a su novia él besaba.


cigüeña














Allá por el alto cielo
una cigüeña volaba,
llevando a un recién nacido
que del pico le colgaba.


sábado, 9 de mayo de 2015

poemas de cuatro versos





















El recuerdo de la infancia,
de aquél mi hogar familiar,
es tan profundo y querido
que no se puede olvidar.

*          *          *

El amor fluye en los parques
Cuando sale o muere el sol,
Cuando los ojos se encuentran...
Y se abre el corazón.

*          *          *

Me hicieron sangrar pesares
las espinas de esa flor,
que ocultaba los puñales
de la traición de tu amor.

*          *          *

Tus ojos, azul del cielo,
azules de puro añil,
embriagan como tus labios,
tan rojos como el carmín.

*          *          *

Cierta tarde me llegó
una carta perfumada
y tal vez quien la escribió
en otro tiempo me amaba.

*          *          *

Viene de un lugar distante
en donde moró el Amor,
y aunque marchite regresa
la fragancia de esa flor.

*          *          *

Ni los rastros han quedado
de aquella luz que fluía,
por los aires de la infancia,
entre nubes de alegría.

*          *          *

No te deja ni dormir
el amor con su arrebato,
mas cuando desaparece
llamas a tu sino ingrato.

*          *          *

El amor mucho aprisiona
y yo amo la libertad,
mas cuando de él me libero
sufro de cruel soledad.

*          *          *

Por la noche y en silencio
brillan las estrellas frías,
su fulgor es el recuerdo
de pasadas alegrías.

*          *          *

Esperaba y esperaba
hasta ver el tren llegar,
luego mucho disfrutaba
al verlo entero pasar.


miércoles, 6 de mayo de 2015

tiempo sin miedos





















Sé que él quedó entre la bruma
de esa mí querida historia:


se que hubo un tiempo sin miedos
en que fui realmente yo,
mas ese tiempo ha pasado,
mas ese tiempo pasó;

transita por la memoria
sin que yo lo haya pedido,
transita por la memoria
sin entregarse al olvido.
 

Pero hoy me quedan los versos,
no de todo fui privado,
hasta la noche sin luna
destila su fiel legado.


sábado, 2 de mayo de 2015

produce mucho pesar



Produce mucho pesar
evocar en ocasiones
lo perdido sin remedio.

Produce mucho pesar,
a unos días inmaculados,
a unos momentos amados,
el no poder regresar.

Y como la vida es sueño
como bien dijo el poeta
y no tiene marcha atrás:

conviene pues encontrar
para la vida que es nuestra
la fortuna de gozar
cada momento que resta.