miércoles, 31 de diciembre de 2014

Morir cantando



En días como éstos
se agolpan sin querer los recuerdos.

El ama de quienes se fueron
revive en la memoria.

El alma de un tiempo ido,
esquiva y huidiza
se muestra como una canción
que sin querer llega a mí

Y yo quisiera poder tomarla
para morir cantando.
 

martes, 23 de diciembre de 2014

el río y la mujer



el río de la vida
me lleva como una canción

quiera o no quiera me arrastra
suave o bruscamente

y es vital encontrarse
en el recodo de la orilla
con el seno fecundo de la mujer

ser complementario
con el que se desborda la pasión
y se sumerge la carne

ser complementario
con el que se comunica
el alma

el fuego sublime del Amor bendice
el encuentro con la locura
del desprendimiento

mientras el río prosigue su marcha
imperturbable


por la calle al sol



por la calle al sol
Maruja es quien viene

negros son sus ojos
pelo negro tiene

por la calle al sol
Maruja pasó

pasó la alegría
que jamás volvió

y en la calle estoy
de ningún lugar

por si alguna vez
volviera a pasar...


martes, 16 de diciembre de 2014

las cosas no son lo que parecen




Las cosas no son lo que parecen
ni la felicidad está donde se imagina.

Iba por la calle creyendo que era cierto
lo que creía cierto,
y muchas veces no es así

y muchas veces se paga caro
seguir una senda que parecía luminosa.

Pero qué le vamos a hacer,
el hilo de la vida prosigue

y no se resiste a la tentación de probar
del fruto prohibido.

Átropos decidirá cuando cortarlo.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Descanso




¿Qué misterios esconde el negro vacío
salpicado de estrellas y de mundos,

qué desconocida canción,
qué ritmo cósmico?

¿Será el alma tan inmortal
como para transitar

por semejantes parajes
por toda la eternidad?

¿Habrá incluso otros universos
que ni podemos imaginar?

O el descanso será apenas no existir
y no pensar.


martes, 9 de diciembre de 2014

Esta angustia



Esta angustia que cerca el corazón
viene de lejos...

De momentos en que la flor de la vida
despliega sus pétalos

y el Amor es un tránsito
a mundos desconocidos.

Esta angustia es la esperanza
de lo irrealizable.

Es triste y es amarga.

La trae y la lleva el viento
de una canción.


lunes, 8 de diciembre de 2014

Las manos



Aunque las manos envejezcan
añoran aquellos años en que eran tersas.

Yo les diría que la vida las ha hecho más sabias,
pero no es cierto,
las ha hecho más amargas.

Por eso una de ellas escribe estas palabras.

Escribe y evoca, evoca y escribe...

Y lo que realmente desean,
la que escribe y la otra,
es acariciar el cuerpo de las estrellas
y sentir la brisa de un amanecer perdido
en el horizonte del tiempo.